Ictus o ACV

El ICTUS o ACV (Accidente Vascular Cerebral) también es conocido  comúnmente como apoplejía, embolia, infarto cerebral, hemorragia cerebral, trombosis…

¿Qué es un ICTUS o ACV?

El ICTUS es una enfermedad cerebrovascular provocada por un trastorno brusco de la circulación cerebral que afecta a una parte del cerebro.  El ICTUS o ACV puede ser Isquémico ( mucho más frecuente) donde la disminución de aporte sanguíneo lleva a la muerte de las células nerviosas afectadas debido al infarto cerebral   o bien tratarse de un ICTUS hemorrágico (mucho menos frecuente ) con una tasa de mortalidad mucho más elevada. En España es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda causa en varones.  Es más frecuente a partir de los 55 años y su riesgo aumenta proporcionalmente con la edad.

¿Cuáles son los factores de riesgo del ICTUS o ACV?  La edad es uno de los factores de riesgo principales, pero existen otros factores que suman como son la hipertensión arterial, las enfermedades del corazón, la diabetes mellitus, el exceso en el consumo de alcohol, la obesidad, el sedentarismo o el tabaquismo.

Principales síntomas del ICTUS o ACV

Se caracteriza por la aparición brusca de uno o varios de estos síntomas y es causa imperante para acudir a urgencias inmediatamente.

  • Pérdida de fuerza de inicio repentino y brusco en la mitad del cuerpo.
  • Dolor de cabeza de aparición brusca y de elevada intensidad.
  • Mareo, desequilibrio, dificultad para caminar que aparece de forma brusca.
  • Dificultad par hablar de manera repentina.
  • Alteración brusca de la visión.

ICTOS o ACV

¿Qué sucede después de sufrir un ICTUS o ACV?

El 40% de los pacientes que han sufrido un ICTUS quedan con secuelas incapacitantes. Sin embargo el trabajo del equipo multidisciplinar formado por médicos, enfermeros, trabajadores sociales, logopedas y por supuesto fisioterapeutas es imprescindible para disminuir la mortalidad del paciente, aumentar la funcionalidad y facilitar la vuelta a sus actividades de la vida diaria en las mejores condiciones posibles. Un porcentaje muy elevado, alrededor del 70% de los pacientes con afectaciones severas que realizan una rehabilitación adecuada, son capaces de caminar de forma independiente o con ayudas técnicas (muleta, bastones…) gracias a la rehabilitación.

El trabajo del fisioterapeuta es primordial desde el primer momento para conseguir que las secuelas se vean minimizadas y por ello se debe empezar la rehabilitación en el mismo hospital una vez el paciente esté estable y su neurólogo así lo autorice. Este trabajo debe continuar tras el alta hospitalaria y es en este punto donde encontramos mayores dificultades.

Debido a diversas causas que no vamos a entrar a valorar, hoy en día las listas de espera para realizar  rehabilitación con el fisioterapeuta una vez el paciente es dado de alta tras su ingreso hospitalario son interminables.  Esto provoca que desde el alta hospitalaria hasta el comienzo de la rehabilitación ambulatoria o centro concertado pasen semanas incluso meses.  En consecuencia este parón terrible  repercute en la recuperación del paciente.

¿Cómo podemos ayudar?

En #MonicaGonzalezFisioterapia acudimos desde el primer día del alta hospitalaria al propio domicilio o incluso nos desplazamos al centro  donde el paciente permanece ingresado. Así eliminamos los incómodos desplazamientos a clínicas o  centros de fisioterapia facilitando tanto al paciente dependiente como a la familia este proceso.

Realizamos una evaluación exhaustiva de las alteraciones y las afectaciones sufridas por el paciente (equilibrio, alteraciones sensitivas y del movimiento, cognitivas,  tono muscular, afectación de la función pulmonar…) elaborando un tratamiento específico de fisioterapia neurológica donde combinamos diferentes técnicas y terapias específicas  (Bobath, Kabat…) adecuadas para este tipo de lesiones. Enseñaremos al paciente y a la familia a realizar las trasferencias necesarias como el paso de la silla a la cama, la postura adecuada para dormir, daremos consejos para prevenir la aparición de úlceras, como adaptar la casa a la nueva circunstancia (barandilla, retirar alfombras…) y para facilitar las actividades de la vida diaria y la recuperación del paciente.

La continuidad en el tratamiento de rehabilitación es un factor determinante en la recuperación del paciente y la reducción de las secuelas.

Consulta aquí o llama al 856.925.024

Los comentarios están cerrados.